print logo

Género y propiedad de la tierra en Perú

En la Sección de Estudios Internacionales en el Instituto Noruego de Investigación Regional y Urbana (NIBR) empezaron hace poco un proyecto de investigación llamado “Cómo la formalización en Perú disminuyó la desigualdad en género de propiedad de la tierra y el impacto sobre el empoderamiento de la mujer”. Este analiza relaciones entre género y propiedad de tierra desde una perspectiva económica como base, pero con apertura en las metodologías de investigación.

Foto: flickr

 

Nelson Salinas


 

 

El proyecto está dirigido por el economista e investigador senior Henrik Wiig de NIBR. También participa en el proyecto por el lado de NIBR Daniela Fuentes, economista y estudiante de doctorado en la Universidad noruega de Ciencias de la Vida (UMB). El punto de partida de su doctorado es su tesis de maestría llamada: “¿Cerrando la brecha de género? Los derechos de las mujeres sobre la tierra en Perú y los efectos del proyecto de titulación de tierras rurales”. El grupo de investigación es interdisciplinario. Incluye antropólogos, sociólogos y economistas, siendo estos últimos la mayoría. También incluye estudiantes de maestría y doctorado.

El enfoque del estudio es las consecuencias del proyecto peruano llamado: “Proyecto Especial Titulación de Tierras y Catastro Rural” (PETT) del año 1992. Según Wiig, inicialmente este proyecto no tenía una provisión especial para garantizar los derechos de tierra de las mujeres. Al parecer el activismo de las ONGs y los grupos de mujeres campesinas han tenido un impacto en la forma como el PETT evolucionó y al final cambió de política, abriendo para títulos conyugales. En 1998 se modifico la ley, abriendo para títulos conyugales (títulos compartidos) sobre la tierra. A partir del 2000 aproximadamente el estado peruano, a través del PETT, empezó a implementar la política y otorgar títulos conyugales.

La evaluación del programa PETT por el Grupo de Análisis para el Desarrollo (GRADE), basado en una encuesta de 2,034 hogares que recibieron títulos durante la segunda etapa del programa (desde 2000 hasta 2004), encontró que el 76 por ciento de todos los hogares con parejas tenían un título compartido para al menos uno de los terrenos del hogar. Basado en esta información, Fuentes (2008) calculaba que el 56 por ciento de los terrenos en esos hogares tenían título conyugal, argumentando que este modo de calcular era mas adecuado para ver el impacto sobre las relaciones de genero. Esto representa un incremento significativo de la frecuencia de títulos conyugales. En comparación, un análisis del LSMS peruano para el año 2000 reveló que sólo 13 por ciento de los terrenos estaban bajo propiedad compartida. Por consiguiente, el alto nivel de títulos compartidos en el programa PETT es en cierta forma revolucionario. La pregunta que permanece es si la emisión de un titulo oficial de tierra en el nombre de los dos esposos tiene algún impacto en las relaciones de género.

Así uno de los objetivos del proyecto es estudiar la manera en la cual los títulos compartidos fueron implementados en el caso peruano. Además se propone evaluar empíricamente si los títulos compartidos han generado un incremento en la participación de las mujeres en las decisiones del hogar y de las comunidades. Adicionalmente, se explora si el incremento de la participación de las mujeres ha producido un uso más eficiente de los recursos de producción, como el trabajo.
 

El objetivo es tratar de entender si el proceso es reproducible para que pueda ser adoptado por otros países en desarrollo, interesados en buscar equidad de géneros. El sondeo de literatura que han realizado les hace comprender que en la mayoría de países en desarrollo, las tierras agrícolas son propiedad del hombre. La propiedad de la tierra está asociada con estatus, poder y riqueza. Expertos ahora consideran que aquellos que poseen la propiedad dentro del hogar generalmente determinan quién tiene mayor poder de negociación dentro del matrimonio, y además toman la mayoría de decisiones dentro del hogar y sobre las tierras agrícolas. Contrario a esa dinámica de poder, un creciente cuerpo empírico de literatura muestra que la propiedad de tierras en manos de las mujeres no sólo aumenta su poder de negociación, sino que también genera mejoras en el ingreso del hogar y en otras medidas de bienestar, tales como la salud infantil y la asistencia escolar. Por este motivo, hay un creciente interés en políticas que promuevan el acceso de las mujeres a la propiedad de la tierra y otros activos. 

La economía será la disciplina que predominará la investigación. Sin embargo, también se aplicarán metodologías cualitativas. La investigación será dirigida hacia cómo los hogares toman decisiones, y cuáles son los efectos para las relaciones entre los géneros.

La metodología a emplear en el proyecto desarrollará cuatro tipos de actividades. En primer lugar, se hará un análisis econométrico de la base de datos de GRADE. Los datos de GRADE sobre 5.587 terrenos son del año 2004, y 1.052 de estos terrenos aún no estaban titulados para la segunda ronda del análisis en 2006. GRADE no encontró efectos significativos en la inversión, ingresos, venta de tierras y otras variables de interés en sus análisis aplicando el método llamado diferencia en diferencia, probablemente debido al poco tiempo entre las dos rondas de recolección de datos. El primer análisis que se realizó (por parte de NIBR) era de tipo más descriptivo y en modelos econométricos de cross-section (Fuentes 2008).

El primer paso en este proyecto de investigación será extender el análisis introduciendo más variables de control y usando más técnicas sofisticadas de estimación para explorar más aún qué características individuales, de hogar y de comunidad, pueden explicar la existencia de títulos compartidos vs. títulos individuales en modelos econométricos de tipo cross-section.

En segundo lugar, se va a realizar una encuesta de hogar en comunidades con títulos y sin títulos. Existen pocos indicadores de decisiones intrafamiliares en la base de datos de GRADE y en otras encuestas peruanas existentes. Así se diseñará un cuestionario propio de hogar incluyendo entrevistas con distintos miembros para explorar la relación entre títulos compartidos y su impacto en las relaciones de género y en la formulación de decisiones dentro del hogar. También se colectará información en algunas comunidades elegibles donde PETT no ha empezado el proceso de títulos aún. Sin embargo, estas comunidades sin títulos son más distantes geográficamente, culturalmente y socioeconómicamente debido a que el PETT cubre un distrito y un departamento a la vez.

En tercer lugar, se realizará entrevistas abiertas y detalladas en hogares y con informantes clave. La información que se recolecta con estas entrevistas sirve para ambos el estudio en si, pero también para poder diseñar la encuesta ya mencionada.

En cuarto lugar, se hará experimentos. Este módulo representa un método adicional y suplementario de análisis de normas sociales de género. Será llevado a cabo por un estudiante de doctorado en las mismas comunidades donde se aplicará la encuesta. Utilizando los métodos juegos sobre bienes comunes y juegos de confianza demostrarán si los derechos de propiedad afectan las normas sociales. Esto constituirá una contribución importante a la literatura sobre experimentos que analizan relaciones intrafamiliares.

El proyecto se pretende realizar en tres años (ahora está en la fase inicial).
 

Tags: Peru
Published May 3, 2010 7:56 PM - Last modified Oct. 25, 2013 4:57 PM